Cooperativas como solución a prestaciones precarias

Blog
Maria Ramón
enero 5, 2015
1
puertas abiertas al cooperativismo
¿Pueden las cooperativas solucionar prestaciones precarias? ¿El profesional puede cotizar en régimen general?  ¿Puede cotizar aunque su volumen de facturación no alcance ni para cubrir sus necesidades básicas?

En nuestro post  “clases de cooperativas como colores hay en el mundo”, comentábamos que existían tres grandes grupos de cooperativas: cooperativas de trabajo, cooperativas de servicios y cooperativas de consumo. Enredándose la clasificación hacia otro tipo de cooperativas, y pudiéndonos encontrar, con cooperativas integrales y/o mixtas, que aglutinan dos clases de cooperativas en una.

Si seguimos enredando en la profusa, y todo hay que decirlo confusa, normativa de nuestro ordenamiento sobre cooperativismo, nos topamos con la Ley de cooperativas Andaluza que recoge una muy interesante fórmula cooperativa que mezcla la cooperativa de trabajo con la cooperativa de servicios. Es la cooperativa de impulso empresarial, que en su artículo 93, dice que son aquellas cooperativas que tienen como objeto social prioritario canalizar  la iniciativa emprendedora mediante orientación profesional, provisión de habilidades empresariales y tutorización en el desarrollo de cada una de las actividades de la cooperativa y, a su vez, la prestación de determinados servicios comunes a las personas socias, proporcionándoles un ámbito donde desempeñar regularmente su actividad profesional. En estas entidades pueden coexistir dos tipos de personas socias: las que prestan orientación, formación, tutoría o servicios complementarios, y las personas que desarrollan una actividad profesional y a la vez, resultan beneficiarias de dichas prestaciones.

En Andalucía por lo tanto tenemos una figura legal que está dando cobertura necesaria  a trabajos intermitentes de profesionales para evitar la precariedad en las prestaciones y poder desempeñar regularmente una actividad laboral. Este tipo de cooperativas puedes ser una solución que proporcione un marco legal adecuado al trabajador de un  sector.

Cómo es el caso de frontpage-1[1]SMart-Ib que con 850 socios/socias en toda España es la primera cooperativa de esta clase siendo un ejemplo muy interesante de cooperativa, que funciona como un “paraguas legal” para muchos profesionales del arte y la cultura.(Ver noticia cooperativa de artistas)

Pero ¿qué sucede en el resto de comunidades que no tienen este figura  cooperativa?, ¿qué hacemos con los profesionales que quieren cotizar y no pueden porque su facturación no les alcanza para darse de alta como autónomos?.

Esta solución viene de la mano de ejemplos de cooperativas que ofrecen al socio cooperativista poder facturar sin ser autónomo, facturar cobrando el paro, facilitar al profesional un marco legal donde trabajar, trabajar en ferias y mercados dado de alta ….son cooperativas que funcionan como estructura paraguas en las que el socio se da de alta con una pequeña aportación de capital, como socio trabajador y pasa, a través de la cooperativa, a cotizar dentro del régimen general de la seguridad social, de esta forma durante el tiempo que esa persona esté desarrollando un trabajo estará de alta en la seguridad social y podrá facturar a la cooperativa directamente.

Esta fórmula está siendo una solución a la facturación y cotización para trabajos intermitentes y a salir de la economía sumergida a muchos profesionales, artistas, artesanos… que por su volumen de  trabajo no les alcanza la posibilidad de facturar y cotizar a la vez.

Un ejemplo lo podéis ver en Freeautonomos logo-4-300x47[1]que ofrece una solución a trabajos intermitentes de profesionales, principalmente de profesionales del sector de medios audiovisuales.

El cooperativismo,  como ya hemos puesto de manifiesto, históricamente surge para dar cobertura  a necesidades sociales, laborales, personales. Surge para crear puestos de trabajo desde el esfuerzo personal y directo de las personas, para optimizar costes, para prestar servicios. Constitucionalmente, se supone que está o debe ser apoyado por medidas de fomento al ser de interés general ¿Pero en España funciona realmente?.

Cada comunidad autónoma desarrolla y legisla sobre cooperativismo y economía social, de manera independiente, trayendo como primera consecuencia que difundir, promover esta figura sea realmente complicado. Otra consecuencia es que el nacimiento de empresas cooperativas, a efectos prácticos, dependerá mucho de las personas que en cada comunidad autónoma les toque defender esta materia, y de la sensibilidad que a este respecto tengo la administración de turno.

Dentro de las clases de cooperativas recogidas en nuestro ordenamiento, y debido a lo profuso de la materia, nos podemos encontrar con alternativas que dentro de una comunidad autónoma es posible y no admite dudas y en cambio en otras tendremos que estudiar  la mejor solución y buscar el cauce legal más óptimo, siempre sujeto a las posibles interpretaciones que la administración en cada caso quiera dar.

En conclusión, podríamos decir que es realmente preocupante que antes de constituir una empresa cooperativa nos tengamos que preguntar en qué comunidad autónoma estoy y donde  voy a desarrollar mi actividad principal. La respuesta que demos puede ser  clave para el impulso de esa nueva cooperativa.

, , , , , ,
one response
  1. Hola María, investigando he encontrado como cooperativas para “autónom@s”: FreeAutonomos, TeFacturamos, Smartib, FreelanceSCM, CDF1, SmartCooper, CooperativaProfesores.com,… está claro que es una opción que mucha gente está utilizando. Eso sí, hay algunas de ellas limitadas a algunos tipos de actividad o zona. Yo personalmente estoy tanteando CooperativaProfesores, no sé si alguien tiene experiencia o puede contar algo sobre ella.

Deja una respuesta

Debes acceder a tu cuenta para comentar.