Proyecto finalista Tribulanis

Blog
German
febrero 7, 2015
1
Para conocer un poco mejor a los finalistas del concurso Ideas por la Economía Social, les hicimos unas preguntas sobre ellos. Aquí tenemos las respuestas de Natalia, creadora del proyecto “Tribulanis”

Proyecto: Tribulanis

Diseño y creación de productos a base de textiles reciclados al máximo (cero residuos), con un modelo de venta en el que se colabora a porcentajes sobre los ingresos con otras entidades sin ánimo de lucro y que se alimenta de un marketing cooperativo de redes sociales.

Su objetivo es fomentar el autoempleo con una repercusión medioambiental positiva y la incorporación de formas de cooperación social a la vida laboral cotidiana. Es un proyecto ubicado en León y dirigido a un colectivo amplio, incorporando puntos innovadores dentro de su sector con los que puede hacer frente a la competencia.

En cuanto a la inversión, se dispone de recursos propios suficientes, por lo que sólo se requerirá inversión en consumibles.

 

Foto Natalia Tribulanis

¿A qué te dedicas? Intenta contarnos tu profesión y/o aficiones que nos de pistas del sector al que pertenece la idea finalista.

La verdad es que es difícil dar pistas de mi idea con un currículum tan variopinto. Tengo carrera de Gestión y Administración Pública y por otro lado formación superior en Desarrollo y Aplicación de Proyectos de Construcción (Delineación). También me he formado en Diseño industrial, Diseño Gráfico y Web, Interiorismo y Escaparatismo, entre otros. Lo mismo ocurre con mi experiencia laboral, llevo trabajando desde los 16 años y los puestos que he desempeñado y los sectores a los que pertenecen son muy diversos. Mi última experiencia laboral fue emprender un negocio aquí en León, pero me vi obligada a abandonar el proyecto. Ahora tengo en mente otros dos proyectos que nada tienen que ver con lo que había hecho hasta ahora.

Mis aficiones son la música, lectura y deporte, sobre todo ciclismo, patinaje y todo lo que se desarrolle en naturaleza y montaña. Otra afición que tengo y con la que sí que puedo dar pistas es la costura. La idea va relacionada con el mundo textil.

¿Tienes alguna relación con la economía social?

No, ninguna hasta el día de hoy.

¿Cómo conociste el concurso?

Me enteré por un cartel informativo colocado en el centro de Coworking de León. Me pareció una iniciativa muy productiva y útil. Allí mismo me informaron de las bases y funcionamiento.

¿Qué te motivó a participar?

Me motivó sobre todo la idea de aportar algo a la sociedad acorde con mis principios. A día de hoy el sistema por el cual funcionamos está cada vez más deteriorado y corrupto, se actúa priorizando los intereses individuales a costa del deterioro de los colectivos y lo peor de todo es que son actuaciones que no se penalizan. Es más, se toman como referencia y ejemplo. Quería aportar mi granito de arena para crear una conciencia más colectiva e intentar hacer ver que el aporte social de una empresa puede afectar de una manera muy positiva a la marcha de la misma.

¿Hubo alguien que te animara a participar?

Mi hermana fue la persona que más me animó a presentar la idea. Tanto ella como mi pareja me alentaron para volver a poner entusiasmo e ilusión en mis nuevos proyectos. La verdad es que no hay nada mejor que tener a tu lado a gente que te conoce, que confía y cree en ti para motivarse a hacer algo.

Por otro lado también los miembros de la Red Cooperactivas me facilitaron información y orientación de que constaba y de cómo se iba a desarrollar el concurso. Para ser el primer certamen la organización está siendo perfecta.

¿Estás dentro de algún colectivo/equipo?

Únicamente en grupos y colectivos constituidos a través de redes sociales.

¿Qué te parece la Red Cooperactiv@s?

Me parece una iniciativa vital en una sociedad tan globalizada. Es una herramienta muy eficaz para que una idea, que inicialmente se presenta como inviable por la falta de medios, pueda alcanzar su fin con el apoyo y la participación de otras personas que la consideren oportuna, conveniente o necesaria.

Da pena ver que muchas buenas ideas se queden en el tintero por la falta de mecanismos e instrumentos para llevarlas a cabo y en cambio solo triunfen aquellas que están respaldadas por grandes corporaciones y que son en definitiva las que orientan todo a un consumismo sin medida y el enriquecimiento de unos pocos. Solo con una red que alimente la cooperación y la ayuda mutua se podría hacer frente a esto.

,
one response

Deja una respuesta

Debes acceder a tu cuenta para comentar.

1 trackbacks