Cómo desarrollar la participación en las empresas de economía social

Blog
José Luis Ibáñez
febrero 9, 2015
0
Las reuniones constituyen la forma más importante de participación y son esenciales para la comunicación dentro de la empresa y para la toma de decisiones colectiva.

Como ya se ha introducido en el contenido anterior, la empresa constituye un centro de gestión y participación en torno a un proyecto común. El necesario crecimiento de las personas dentro de una organización tiene mucho que ver con la forma en que aprendemos a colaborar en equipo participando en los distintos ámbitos empresariales. Dado que el proyecto es propio, el compromiso con él ha de llevar necesariamente a la participación y cuanta más implicación mayor crecimiento.

La participación en este tipo de empresas de la economía social es la mayor que se pueda tener. Se puede participar en:

  • Los órganos de decisión societarios, como veíamos en el contenido anterior, donde se participa de las grandes decisiones empresariales. Resulta interesante que todas las personas de la organización vayan pasando por estos órganos de representación y de dirección (consejo rector, junta directiva, etc.).
  • En la gestión de la empresa. Aquí no puede olvidarse que el tener una empresa conlleva gestionar distintos aspectos que van más allá de la mera prestación del servicio o elaboración del producto. Aquí es donde los socios pueden repartirse estas responsabilidades en función de los aspectos que les resulten más afines o aquellos en que se quieran desarrollar.
  • Y, por supuesto, en la actividad en sí. Como en cualquier otra empresa cada uno tendrá sus funciones asignadas de acuerdo a su capacitación técnica.

Las reuniones constituyen la forma más importante de participación colectiva y son esenciales para la comunicación dentro de la empresa y para la toma de decisiones colectiva. Ya lo mencionamos en el contenido sobre los puntos críticos de la gestión de una cooperativa de trabajo. De hecho, cualquiera de los tres ámbitos anteriores de participación han de regularse mediante espacios en los que se da cuentas del desempeño, se sigue, se decide, se revisa…, en definitiva, se comparte.

Imagen ReuniónPara la gestión adecuada de las reuniones ha de haber: Unos temas a tratar previamente definidos, unos tiempos para el tratamiento de cada uno, unos papeles a jugar por alguna de las personas (al menos moderador y secretario que tome acta). Cabe destacar que una correcta participación en estos órganos de decisión de las empresas es especialmente importante. Aquí nos estamos refiriendo a la necesidad de:

  • Preparar adecuadamente la reunión por parte de cada integrante. Esto según el objeto de la misma se hará bien recogiendo o reflexionando sobre lo que tenemos que exponer de nuestra actividad o responsabilidad, o bien pensando en propuestas. Esta reflexión nos llevará a tener o no una propuesta, pero por lo menos hará que nos hayamos hecho un criterio acerca de lo que se va a tratar.
  • Tratar cada punto de manera ordenada a partir de las propuestas planteadas (también hay reuniones de seguimiento que no son para decidir sobre algo, sino para supervisión de actividades).
  • Disponer de un tiempo para el debate constructivo sobre las distintas propuestas. Se puede no estar de acuerdo con una propuesta, pero si no existe otra, o se plantea una alternativa o se suma sobre la que hay. Se trata de aportar.
  • Por último, tomar una decisión, cerrando un acuerdo asumido por todos.
, , ,
no responses

Deja una respuesta

Debes acceder a tu cuenta para comentar.