Nadar contra corriente

Blog
Maria Ramón
julio 8, 2014
5
Nadar contra corriente

Avalada, por unanimidad por todas las fuerzas políticas y las diferentes estructuras representativas de las “familias” de la economía social y tercer sector, se publica la Ley de Economía Social, 5/2011, única en su especie en todo el mundo, (quien dice que en España no se innova).

La intención era buena, principalmente se pretendía hacer más visible a todo el movimiento relacionado con la economía social, y apoyar su desarrollo y difusión. Así por fin, la Ley, define a la Economía Social como: el conjunto de actividades  económicas y empresariales, que en el ámbito privado, persiguen, el interés colectivo de sus integrantes, el interés general económico o social ó ambos, y se redactan una serie de medidas de fomento. Sin embargo, a día de hoy sólo podemos decir lo siguiente: en Cooperativas: empresas con principios ya os apuntábamos que la Constitución Española en su artículo 129, considera a las cooperativas de interés general, y por extensión a la Economía Social, pero la realidad nos lleva a que si queréis constituir una cooperativa de ámbito nacional tardarán en contestaros unos seis meses, y por supuesto no esperéis presentar las cuentas de vuestra sociedad de manera telemática.

Emprender en Economía Social es “nadar contra corriente”, Peru Sasía de Banca Ética, en una conferencia en la pasada edición del festival mundo ético de León, más o menos con estas palabras, nos decía que: “Nadar contra corriente es un ejercicio muy sano y reporta beneficios para la salud, si bien requiere muchísimo esfuerzo y cansa”.

Por otro lado, en cuanto a la promoción de los valores y principios de la economía social, no necesitamos a las instituciones públicas, ya que ahora mismo, y por desgracia, son las grandes empresas las encargadas de utilizarlos y de abusar de ellos para su propio beneficio. La realidad que estamos viviendo es que se sigue insistiendo en apoyar a los grandes inversores externos que con el desarrollo y promoción de una política de recortes, por supuesto, no esperéis que favorezcan un desarrollo sostenible.

Dentro de los planes de estudios, cuesta encontrar alguna referencia en los valores del trabajo en colaboración, y mucho menos, formación en la readaptación profesional de los trabajadores en la autogestión de su propio proyecto, o que se promocione al emprendedor en economía social con acceso a la innovación tecnológica.

La Ley, en su afán de acabar con el debate, clasifica a una serie de formas jurídicas para que sean estudiadas dentro de la economía social, así según esta Ley, son empresas de economía social: Cooperativas, Mutualidades, Fundaciones y Asociaciones que realizan actividad económica, Sociedades Laborales, Empresas de Inserción, Centros Especiales de Empleo, Cofradías de Pescadores, Sociedades Agrarias de Transformación, Entidades singulares (ONCE), y Otras entidades, siempre que desarrollen una actividad económica y cumplan taxativamente los principios de esta Ley.

En conclusión, Gobierno, instituciones y estructuras del movimiento de la Economía Social insisten en debatir sobre quién está dentro o fuera, (no vaya a ser que en el reparto alguien se cuele) y se olvidan de debatir sobre cómo se ponen en marcha esos principios, valores, formas de trabajo, que contribuyan al desarrollo de la economía real y sostenible. Sirva este post como homenaje a las personas “nadadoras contra corriente”, que consiguen desarrollar sus proyectos gracias a la insistencia, esfuerzo y vocación de sus personas promotoras.

CHICASTABUYO

Emprendedoras de Economía Social, en Tabuyo del Monte (León)

“El comedor del Monte S.L.” y “Silvestres del Teleno, S.Coop.”, dos fórmulas para un proyecto de cinco mujeres de la localidad de Tabuyo del monte que a pesar, de la visión machista y errónea de ciertas instituciones tanto financieras como de la Administración consiguen poner en marcha una iniciativa ejemplo de desarrollo sostenible con la producción y manufacturación de los productos de la zona y con la degustación de los mismos en su restaurante. Sembrando la semilla y alentando a la construcción de nuevas iniciativas.

, , ,
5 responses
  1. Muy interesante!! Sobre las formas jurídicas de la Economía Social también yo pienso que ni son todas las que están ni están todas las que son

Deja una respuesta

Debes acceder a tu cuenta para comentar.