Ejemplos de Sociedades cooperativas como colores hay en el mundo

Blog
Maria Ramón
diciembre 9, 2014
8
sumar capacidades individuales hacia un proyecto fuerte y cohesionado

¿Se puede hacer una cooperativa en cualquier sector?¿Son todas iguales?¿Son verdaderas empresas?.

 

Ejemplos de Sociedades cooperativas como entidades de interés general que desarrollan actividad económica bajo los principios de libre adhesión y baja voluntaria, gestión democrática, participación, intercooperación, interés por la comunidad, las personas y sus ideas son el centro de todas las decisiones y el motor de la actividad.

La Ley de Cooperativas  27/1999, 16 de julio define a la cooperativa como “una sociedad constituida por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para la realización de actividades empresariales, encaminadas a satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales, con estructura y funcionamiento democrático, conforme a los principios formulados por la Alianza Cooperativa Internacional.

De esta primera parte de la definición ya sacamos las primeras conclusiones: estamos ante un tipo de sociedad.

Es una forma de empresa con todas sus consecuencias y que tiene que hacer frente a sus obligaciones sociales, laborales, fiscales, contables.

Para ver Ejemplos de Sociedades cooperativas hay que entender que estamos ante verdaderas empresas societarias que buscan beneficios y ser competitivas en el mercado. Sus principios y valores y su forma de organizarse, es lo que las hace diferentes a otro tipo de empresa societaria.

Si seguimos con la definición de la Ley, en ésta se establece que, cualquier actividad económica lícita podrá ser organizada y desarrollada mediante una sociedad cooperativa, por lo tanto la fórmula cooperativa puede desarrollarse en cualquier sector de actividad económica y competir en el mercado con personalidad jurídica a través de la inscripción de sus estatutos sociales y escritura de constitución notarial ante el registro de cooperativas correspondiente.

Además, y para terminar de aclarar la primera cuestión relativa a la naturaleza de la cooperativa debemos apuntar, que como cualquier empresa societaria, tienen responsabilidad limitada al capital. De esta forma las personas socias que trabajan en cooperativa no responden personalmente de las deudas sociales, al igual que lo sucede con otro tipo de sociedades mercantiles.

Por lo tanto todas las cooperativas son iguales en cuanto a su naturaleza y sus principios, pero cuando constituimos una cooperativa ¿Qué queremos conseguir?¿Cuál es el objetivo que perseguimos al crear una empresa cooperativa con otras personas?

Las respuestas pueden ser muy variadas: crear puestos de trabajo, optimizar recursos, ahorrar costes, prestar servicios, defender intereses,o todas esas respuestas a la vez.

Nuestro ordenamiento jurídico en materia cooperativa establece diferentes clasificaciones o tipos de cooperativas, en este sentido debemos entender primero que en cada Comunidad Autónoma existe una normativa específica sobre cooperativismo, ya que gozan de competencia exclusiva en materia de cooperativas. Así, a la hora de constituir una cooperativa en el ámbito territorial de una determinada comunidad, lo primero que tenemos que hacer es consultar su ley correspondiente de cooperativas; siendo la Ley 27/1999, de 16 de Julio de Cooperativas, nuestra ley de referencia para constituir cooperativas que desarrollen su actividad en el territorio de varias Comunidades Autónomas  a la vez, y en las ciudades de Ceuta y Melilla. Las cooperativas por lo tanto se regirán por las disposiciones especiales aplicables a cada clase respectiva según la Ley de referencia de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Sin olvidarnos de que en cada Comunidad Autónoma la clasificación es muy variada, nosotros, en este post,  y para entender mejor la clases de cooperativas y su naturaleza las vamos a agrupar en tres grandes clases, tomando en cuenta o fijándonos en lo que como socios/as queremos conseguir al constituir o al integrarnos en una cooperativa:

Primer grupo: COOPERATIVAS DE TRABAJO, O DE TRABAJO ASOCIADO.

Cooperativas en la que las personas socias crean su propio puesto de trabajo. Cuando estamos ante un colectivo de personas que ponen su esfuerzo personal y directo para el desarrollo de cualquier actividad en cualquier sector económico, este tipo de cooperativa es la que se conoce como cooperativa de trabajo, o de trabajo asociado.

Su principal característica es que aquí la persona socia con la constitución o integrándose en la cooperativa adquiere una relación societaria con el resto de cooperativistas y a la vez crea su propio puesto de trabajo que lo tendrá que desarrollar, a tiempo parcial o completo dentro de un equipo para cubrir sus necesidades personales y proporcionarle unos ingresos directos.

Una característica a tener en cuenta en las cooperativas de trabajo, o trabajo asociado, es que en los estatutos sociales existe libertad de elección del régimen de la seguridad social en el que se darán de alta las personas para desarrollar su trabajo como cooperativistas, pudiendo elegir, al contrario de lo que sucede en otras formas jurídicas de empresa, darse de alta en el régimen general de la seguridad social o en el régimen especial de autónomos.

Ejemplos de sociedades cooperativas de esta clase existen en todos los sectores de actividad, sector agrario, industria, construcción, servicios.

Ejemplos de Sociedades cooperativas Segundo Grupo: COOPERATIVAS DE SERVICIOS. 

Cooperativas que su principal función, es la prestación  de bienes y servicios o suministros a las personas que se asocian y que pertenecen a algún grupo profesional o sector de actividad concreto.

Así la clasificación de cooperativas dentro de este grupo es la más numerosa y variada, ya que en este grupo de  cooperativas nos podemos encontrar una clase casi en función de cada colectivo o sector profesional que agrupe dándole denominación diferente. Aquí es donde nos encontramos con las cooperativas agrarias, del mar, de transportistas, otras cooperativas de industriales o de profesionales, incluso sanitarias.

En este tipo de cooperativas la personas que se asocian no buscan un puesto de trabajo directo, lo que buscan es optimización de recursos, ahorro de costes, comercialización, servicios de financiación servicios de apoyo técnico.

Aquí la persona que se asocia con carácter general, a no ser que sea un socio de trabajo, busca servicios, y gracias a la cooperativa pretende desarrollarse mejor en su sector.

Ejemplo en este tipo de sociedades cooperativas lo encontramos principalmente en el sector de agricultores y/o ganaderos que se agrupan en sociedades agrarias para poder comercializar, optimizar recursos, maquinaria, descuentos y promociones en piensos y materias primas, como por ejemplo la cooperativa Lar.

O en el sector de transportistas Cotracobi, transportistas que se asocian para obtener más visibilidad, ahorrar costes en gasoil, mejor comercialización,

o sector de comercio Covirán, cooperativa que asocia a pequeños comercios de proximidad desde Andalucía hasta el norte de la península.

Ejemplos de Sociedades cooperativas Tercer Grupo, COOPERATIVAS DE CONSUMO.

Cooperativas que su principal función  es la prestación de un bien o servicio a sus usuarios, tienen por objeto general procurar las mejores condiciones de calidad, información, precio, en bienes y servicios para el consumo, y el uso o disfrute de las personas socias y sus familias. En este grupo además nos encontramos con las cooperativas de viviendas, de crédito, de seguros etc.

No podíamos acabar este post sin comentar la importancia de otra gran clase de cooperativas que están adquiriendo cada vez más importancia como herramientas de transformación social, nos referimos a las COOPERATIVAS INTEGRALES, en algunas comunidades se las denominan mixtas, las cuales se podrían definir como aquella cooperativa que con independencia de su clase, su actividad cooperativizada es plural, ya que cumple con las finalidades propias de diferentes clases de cooperativas a la vez.

Aquí nombramos a la Cooperativa Integral Catalana

o lo que se convertirá el Mercado Social de Madrid que pretende agrupar a productores y a consumidores dentro de la misma figura.

Como guinda debemos añadir que las cooperativas independientemente de la clase que sea, pueden ser clasificadas como de INICIATIVA SOCIAL, cuando por su estatutos sociales se reconozcan sin ánimo de lucro, por lo que no puede ser de otra manera existen tantas clases de cooperativas como colores hay en el mundo….

, , ,
8 responses
  1. Muy buen contenido, María
    Habría que debatir eso de la cooperativa integral o mixta. Puede ser de gran utilidad y es muy desconocida

  2. Muchas gracias, Paco, sería bueno quizás ir publicando monográficos sobre cada clase…. pues la variedad en grandísima muy variada y rica. Siendo muy atractiva la temática.

  3. Gracias María, creo que es muy clarificador este post

  4. Estoy de acuerdo.
    Publicaremos monográficos

  5. Si alguien tenía dudas, han quedado resueltas con este post que te has marcado. Muy bueno!

Deja una respuesta

Debes acceder a tu cuenta para comentar.