La reforma fiscal que llega

Blog
francisco balado
agosto 18, 2014
1

 

impuestosNunca termina de gustarnos hablar de algo que no está publicado en el BOE o en un Boletín Autonómico o Provincial y, por lo tanto, no está en vigor pero, en esta ocasión, se le está dando tanto bombo al anuncio de una reforma fiscal (la enésima) que nos vemos obligados siquiera a plantear algunas novedades que se van conociendo a sabiendas que, desde el anteproyecto que circula ahora a la ley que estará en vigor próximamente, puede haber variaciones que alteren parte de lo que aquí vamos a comentar

Con esta salvedad, el Gobierno dice que se trata de una “rebaja generalizada de impuestos”. Lo hace por la vía de bajar los impuestos directos (IRPF y Sociedades), reduciendo el número de tramos en las tarifas, tanto del IRPF como del Impuesto de Sociedades, lo que produce un problema de pérdida de progresividad (en el caso del IRPF) pero sobre todo de capacidad de recaudación. La imposición directa pierde protagonismo frente a los impuestos indirectos, sobre el consumo, que no se tocan, que son siempre menos progresivos y que tienen una mayor incidencia en las rentas más bajas. En otras palabras, se baja la aportación fiscal de las rentas (del trabajo, de capital, (con matices)…) y se mantiene (por ahora) la aportación fiscal por la vía del consumo. Y decimos por ahora, porque no se descarta, incluso, una subida del IVA por la vía de la reordenación de las actividades y los tipos del impuesto (superreducido, reducido y normal). Se estima que un 72% de los declarantes tendrán una rebaja media del 23,5% y las rentas inferiores a 12.000 euros no van a tributar por el IRPF.

Se habla de una reforma fiscal justa, social y equitativa, donde habrá más beneficios sociales para familias y dependientes, con un fuerte aumento de los mínimos familiares de hasta el 32% y una ayuda para madres trabajadoras, así como otra de 1.200 euros anuales para familias numerosas.  Se observa que para los contribuyentes con ingresos inferiores a 18.000 euros al año, la rebaja será del 31% mientras que la retención de los autónomos que ganen menos de 12.000 euros al año, baja del 21% al 15%, medida que  se viene aplicando ya desde el pasado mes de Julio. Esta nueva reforma eleva las deducciones personales familiares y por discapacitado a cargo, llegando en algunos casos de los descendientes hasta el 30,72% y manteniendo la ayuda de 100 euros al mes para madres trabajadoras. Por ejemplo, un contribuyente que gane 17.000 euros con un familiar discapacitado tendrán una rebaja del 63%, como resultado de la rebaja del impuesto más la ayuda por discapacidad. Con la reforma se quiere impulsar la creación de empleo y han pensado en las pymes y en los autónomos (ya se sabe aquello de que en España, más del 80% del empleo está en manos de pymes, micropymes y autónomos en general). El Impuesto de Sociedades pasará del 30% al 25%; las pymes podrán reducirse hasta el 20% y los nuevos emprendedores pagarán el 15%, sin olvidar los profesionales liberales que bajaran sus retenciones del 21% al 19%, siempre con el límite de ingresos que se establezca.

En suma, un repaso que, insisto, en el que profundizaremos cuando se publique la ley ya que falta por concretar “la letra pequeña”, aquella que determina la aplicación de la reforma al caso concreto. Y ésta, hasta su entrada en vigor si que no nos atrevemos a valorar.

one response
  1. Que bueno Paco, gracias por la información me lo tengo que empollar…sería bueno meterlo como blog de la página de ulecoop, así que lo voy a copiar con tu permiso.

Deja una respuesta

Debes acceder a tu cuenta para comentar.